Blogia
Esencialmente humano

Alimentarse

Alimentarse

Los siguientes consejos son menos conocidos pero igualmente importantes para tener órganos sanos y abundante energía:

1.    Mastique bien los alimentos y tómese su tiempo. Masticar asegura que el bolo alimenticio se mezcla con las enzimas en su saliva.

Un problema en esta fase retrasa la adecuada digestión y permite la putrefacción en el intestino delgado o el colon, que conduce a tener gases, hinchazón, incomodidad y proliferación de bacterias patógenas y levaduras. Al menos 14 masticaciones por bocado es lo mejor; pruébalo y veras.

2.    Reduzca el consumo de trigo. Las variedades modernas son bajas en nutrientes y altas en gluten y productos químicos. Obstruyen nuestras entrañas, impiden la absorción de nutrientes de otras fuentes de alimento y nos vuelven cansados y letárgicos. Frutas, hortalizas, legumbres y la avena son mejores fuentes de fibra.
3.    Consuma sus comidas más abundantes al desayuno y almuerzo, ya que su sistema digestivo trabaja mejor.
4.    Después de cada comida, asegúrese que su válvula íleo-cecal está en equilibrio.

Esta válvula se estresa fácilmente y puede permanecer fija abierta o cerrada. Si está
abierta, se filtran las toxinas del intestino de nuevo al hígado a través del conducto hepático y a todo el páncreas. Si se cierra, la descomposición de alimentos en el intestino delgado sigue la misma ruta. De cualquier manera, esto lleva a la intoxicación de la sangre y una gran variedad de síntomas, como fatiga, diabetes, dolor en las articulaciones, dificultades para pensar, SPM y dolores de cabeza.

Si tiene alguna sensación de tipo indigestión o síndrome de intestino irritable, sugiero
masajear los siguientes puntos de energía después de cada comida:

  •  Las válvulas íleo-cecal y Houston, a medio camino entre el ombligo y la parte superior del hueso de la cadera cuando el músculo se une al hueso.
  •  Estos puntos están en el exterior de su cadera, en el único lugar donde puede sentir el hueso a través de los músculos.
  •  En la base del cráneo, unos dos centímetros detrás de las orejas.


Por favor, no se preocupe por ser demasiado preciso. Masajee una amplia zona si así lo desea, sólo asegúrese de que su intención es estimular las válvulas íleo-cecal y Houston, cuando lo hace.

5.    Agradecer cada comida. Existe evidencia que bendecir la comida y la bebida tiene un efecto beneficioso y la llena de energía elevando su estado nutricional. Incluso si usted no acepta este concepto, pase unos momentos a la espera de su comida, esto estimula su sistema digestivo y provoca liberación de ácido gástrico y enzimas.
6.    No mastique chicle ya que esto conduce a la secreción natural de enzimas y ácidos gástricos. Su cuerpo espera una comida que está en camino y esta “broma” a su sistema con el tiempo dará lugar a una escasez de ácido y de enzimas cuando se los necesita.
7.    Limite los líquidos con su comida, pero puede tomar un vaso pequeño de lo que desee. El ácido gástrico y las enzimas funcionan mejor cuando no están diluidas.
8.    Recuerde que la comida putrefacta eleva los niveles de ácido gástrico reaccionando en el esófago y causa un reflujo gastro-esofágico. Si utiliza antiácidos para obtener un alivio temporal forzará al estómago a producir más ácido para compensar, pero a largo plazo puede agravar la situación y supresión de defensas inmunitarias de primera línea. Es el bajo valor de pH de nuestro estómago que nos protege de bacterias y parásitos que invaden nuestros alimentos. Por favor consulte con su médico o farmacéutico si usted es un usuario regular de antiácidos.

9.    Cuando usted come, coma. No haga nada más. No hay lectura, no hay tele, ni un intenso debate, sólo usted, su comida y su aprecio por la misma.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres